Interferencias

Sobre el proyecto:  Dos altavoces delimitan el sistema de este área. Las voces que se escuchan en cada uno de ellos mantienen una conversación en forma de dinámica rutinaria. Sin progresión alguna.El diálogo continúa como un juego absurdo en el que las frases tan sólo se escuchan como turnos. La situación se presenta suspendida, sin que podamos marcar un principio ni un fin. De esta forma, el sistema es un ‘paréntesis ‘ de duración variable.

La suspensión queda rota cuando este ritmo binario queda interferido por las siguientes opciones: la introducción de un objeto a escala humana que incorpora un movimiento potencial, la distribución desigual del área de juego y la transformación del sonido en ruido (las voces se superponen en el montaje).